Logotipo MATAFUEGO

Mantenimiento de extintores

El mantenimiento se distingue de la simple inspección, en que supone un examen en profundidad de cada extintor. Un mantenimiento implica desmontaje del extintor, examen de todos sus componentes, limpieza y sustitución de cualquier pieza defectuosa y montaje, cuando sea aplicable, presurización del extintor. Estas revisiones pueden revelar la necesidad de realizar pruebas hidrostáticas del contenedor e incluso la conveniencia de sustituirlo y desecharlo por uno nuevo.

El mantenimiento debe realizarse periódicamente, como mínimo dos veces al año, o inmediatamente después de cada utilización o cuando una inspección muestre la necesidad de revisión.

En cualquier revisión de mantenimiento, existen tres puntos básicos a verificar:

  • Los componentes del dispositivo (es decir, el contenedor y otras piezas).
  • La cantidad y el estado del agente extintor.
  • Los medios de expulsión del agente extintor.

Cualquier extintor o componente del mismo debe considerarse inseguro para su utilización si, a juicio de la persona competente:

  • Su estado es peligroso.
  • Sería peligroso si se utilizara.
  • Su estado puede impedir que funcione de manera satisfactoria.

Tras la apertura y revisión del extintor, se situará en el exterior del mismo una ficha de control que acredite que se ha realizado la revisión interior del aparato. La información correspondiente a los datos anteriores de mantenimiento, debe anotarse en un formulario utilizado sólo para este fin.

Nuestros clientes